Hospitales públicos son una “cascada de desperdicios”, dice médico oncólogo - Instituto Lean


Entrevista a Carlos Frederico Pinto – São Paulo, Brasil

Para este oncólogo especializado en gestión Lean, que ha aumentado en casi 300% la atención en una red de clínicas oncológicas, sólo con la reorganización del trabajo -, las enormes colas y los pasillos abarrotados en los hospitales públicos son también el resultado de una mala gestión.


São Paulo (SP)–(DINO – 10 de junio de 2019) – Las enormes colas y los corredores abarrotados de los hospitales públicos son también el resultado de la falta de una gestión adecuada de los «flujos de pacientes».

La evaluación está a cargo de uno de los mayores especialistas en gestión de la salud de Brasil, el oncólogo Carlos Federico Pinto, autor del libro «En busca de la atención perfecta» y director del Instituto Oncológico Vale (IOV), una red de clínicas en São José dos Campos (SP) que en diez años aumentó en cerca de 300% la capacidad de atención sólo haciendo cambios en la gestión.

El médico, que ya ha dado más de 100 conferencias sobre el tema en los cinco continentes, será uno de los ponentes en la Cumbre Lean Saúde, que se reunirá mañana (11 de junio) en São Paulo, con casos de hospitales (como Sirio Libanés, Grupo Santa Joana, entre otros) que están reformulando la gestión adoptando el sistema Lean, una filosofía de gestión que tiene su origen en el modelo Toyota.

En la siguiente entrevista, el médico explica cómo cambios aparentemente simples podrían mejorar la salud pública.

 

¿Cuáles son los problemas típicos de un hospital público que podrían resolverse rápidamente con cambios en la gestión?

Carlos Frederico Pinto – Estos son algunos de los problemas crónicos de las organizaciones que no piensan en el flujo de valor. Puedo dar muchos ejemplos:

  • No se controla cómo deben llegar las ambulancias a la sala de emergencias.
  • No existe un plan sobre cómo los especialistas deben evaluar a los pacientes.
  • El flujo de valor es desagregado e interrumpido.
  • Es común llamar a un especialista al mismo tiempo que solicitan un examen. El especialista tomá un tiempo venir y tendrá que regresar más tarde porque el resultado del exáment no estaba listo.

Los flujos se desconectan y la gestión de pacientes no sigue la lógica planificada. Esto crea cascadas de desperdicios que pueden ser eliminados, pero no hay gestión para ello. Si los hospitales tuvieran un manejo adecuado del flujo, la atención sería más rápida. Y los riesgos, mucho menores, porque sin gestión, tampoco se pueden ver los riesgos: de infección, complicaciones, etc.

 

¿Puede la gestión Lean acortar las colas que hay en los hospitales públicos?

CFP – Sí, el problema con las colas es que la mayoría de los gestores de los hospitales públicos no saben cómo gestionar las colas. Tratan a todos los pacientes en la cola, o a la mayoría de ellos, como si fueran iguales.

Pocos entienden que es mejor sacar al paciente de bajo riesgo de la cola lo antes posible. Porque cuanto más tiempo permanezca en la fila, más riesgo correrá.

El hospital es el lugar más peligroso del mundo. Es más peligroso permanecer en un hospital que nadar con tiburones.

Y las colas provocan más colas, que provocan más esperas, que provocan más riesgos, más costos…. Y eso es fácil de mejorar, pero los gerentes de los hospitales no pueden ver los diferentes flujos.

 

¿Cómo podría organizarse esta cola para hacerla más rápida?

CFP – Imagine que va a una sucursal bancaria bien organizada. Y hay al menos tres colas separadas. Hay una cola de oficinistas que tiene que pagar 50 boletos. Está la línea preferida, para los ancianos, las mujeres embarazadas…. Y hay una fila de gente que tiene que pagar una letra de cambio.

Imagínate si fuera sólo una línea, ¿qué pasaría? Quien tenga 50 boletos hará esperar a todo el mundo. Esto creará una sobrecarga en el sistema.

Para evitar esto, las colas del banco son sólo para los que tienen 50 boletos. Por lo tanto, un hospital necesita tener lo que llamamos colas dedicadas, flujos dedicados, para los casos más complejos, para dejar los más simples en colas rápidas.

En otras palabras, los flujos de pacientes deben separarse y organizarse según el tipo de flujo.

Y este no es el caso en la mayoría de los hospitales públicos, donde los flujos son mixtos y desorganizados.

 

Esto parece ser algo básico. ¿No se aplica en el servicio público?

CFP – Pocos lugares lo hacen de la manera correcta. En general, todo el mundo entra en la sala de espera, desde los que tienen un simple resfriado hasta los casos graves.

No hay flujos dedicados. Por supuesto, los que tienen una enfermedad muy grave siguen adelante, lo que es muy correcto. Sin embargo, no existe un servicio dedicado para aquellos que tienen un problema simple, en el cual un analgésico lo solucionaría.

Este paciente que se queda cinco o seis horas en el hospital; debería quedarse solo 20 minutos.

Utiliza, sin necesidad, muchos recursos del hospital, y su caso puede empeorar.

 

Da la impresión de que sería fácil resolver esto. ¿Por qué no se hace?

CFP – Porque los directivos no lo ven. Les falta aprender a ver. Los gerentes a menudo, por varias razones, se establecen y aceptan las cosas como son. Requiere ver la medicina no sólo como un tratamiento, sino también como una organización del trabajo.

 

¿Podría esta reorganización de las colas reducir el número de pacientes que permanecen en los pasillos de los hospitales?

CFP – En términos. Esto también tiene un impacto. Sin embargo, este problema del corredor tiene otros componentes, que son cómo manejar lo que sucede después de la cola, donde hay otros problemas que también están sin resolver y que generan los corredores atestados.

Por ejemplo, una toma de decisiones mal gestionada. Los profesionales a menudo se «rompen la cabeza» y no aparecen los cupos para retirar a los pacientes de los pasillos. Esto se agrava porque una parte razonable de los pacientes en los pasillos está allí porque no han sido tratados adecuadamente antes, una semana antes, un mes antes….

 

¿Se trata de una falla del sistema de salud pública en su conjunto?

CFP – Sí, el sistema básico, el del puesto de salud, que tampoco organiza la atención de manera adecuada. No planifica la atención. Y esto empuja a los pacientes a las salas de emergencia de los hospitales. Es un problema que nace allá atrás. La diabetes y la hipertensión no son atendidas adecuadamente en el centro de salud… Luego, un tiempo después, el paciente acude a la sala de urgencias en crisis.

El sistema público no está organizado para evitar las crisis médicas, sino, por el contrario, para favorecerlas. Luego, las salas de emergencia de los hospitales tienen corredores abarrotados.

 

Los gestores públicos justifican las colas y corredores abarrotados por la falta de personas y recursos para atender la alta demanda….¿qué piensa?

CFP – Son ambas causas. Sí, hay grandes demandas y pocos recursos. Sin embargo, los recursos existentes se utilizan muy mal. Estos recursos no están bien gestionados, ni en las unidades básicas ni en las salas de urgencias y hospitales. El desperdicio es enorme. La mera obtención de más recursos no solucionaría el problema, ya que los residuos continuarían.

Fuente: http://www.portalbrasilempresarial.com.br/newsdino/?title=hospitais-publicos-sao-“cascatas-de-desperdicios”-diz-medico&partnerid=1720&releaseId=194555&title=Hospitais+públicos+são+“cascatas+de+desperd%C3%ADcios”%2C+diz+médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *