www.institutolean.co

Los ojos Lean no mienten

La preocupación constante de muchos líderes es saber si los esfuerzos de mejora están dando sus frutos y si la gente está interiorizando la mentalidad Lean. He aquí un truco para medir lo bien o mal que van las cosas en una Transformación Lean.

¿Te has preguntado por qué tus equipos no están trabajando en las cosas correctas? ¿O por qué los esfuerzos de mejora no conducen a mejores resultados? Como líder, Te preguntas constantemente ¿qué necesitas hacer de manera diferente para cumplir con los objetivos de fin de mes y entregar lo que el cliente necesita?

Si es así, quiero decirte que la respuesta está en los ojos. Sí, en serio, en los ojos. No estoy hablando de si tu equipo te mira fijamente o te dice la verdad, hablo del movimiento rápido de los ojos.

Simplemente acércate a uno de los tableros de gestión visual que ayudan a todo el equipo a comprender rápidamente el rendimiento y cómo puede contribuir cada miembro al éxito del equipo. Ponte frente al tablero y luego pídele a un miembro del equipo que se pare junto a ti y responda a un par de preguntas.

  • Primero “¿Cuál es el rendimiento?”:¿Puede decirte si el equipo está cumpliendo y si va adelantado o atrasado?
  • En segundo lugar, “¿Qué dificulta el rendimiento?”.
  • Por último, “¿Qué están haciendo como equipo al respecto, necesitan ayuda?”.

Antes de que la persona abra la boca para responder a tus preguntas, puedes obtener una respuesta simplemente mirando sus ojos.

Si sus ojos recorren el tablero en busca de la respuesta, estará claro que los vínculos están fracturados o rotos, ya que cuando los vínculos están claros para que todos los vean y sepan, obtendrás la respuesta en un nanosegundo (uno o dos segundos después la boca te lo confirmará y te lo dirá). De hecho, puedes probar este ejercicio en ti mismo, mirando un tablero con el que no sueles trabajar: grábate a ti mismo intentando entender los enlaces y responder a las preguntas anteriores y verás tu propio movimiento ocular.

Esto se ve exactamente igual en los ordenadores y tableros digitales, pero en lugar del movimiento rápido de los ojos y la cabeza, se ve el movimiento de las manos, los dedos en el teclado, y además, se oyen múltiples clics.

Por cierto, si aún no tienes un método de gestión visual, no te preocupes, tus oídos te darán la respuesta. Haz las mismas preguntas que he mencionado antes y, si los enlaces están rotos, obtendrás una respuesta diferente de cada persona, declaraciones vagas, largas explicaciones y la típica frase “tendré que comprobarlo” (que es un código universal para “no lo sé”).

Lo que confunde a los ojos confunde al cerebro.

 De hecho, sin vínculos claros, los miembros del equipo y los directivos de esos equipos tendrán dificultades para entender el rendimiento, trabajar en lo correcto y tomar buenas decisiones. Esta es la razón fundamental por la que la mayor parte de la gestión visual es escaza y por la que la mayoría de las empresas viven apagando incendios.

En cambio, cuando el pensamiento Lean se incorpora eficazmente a nuestra gestión visual y a nuestras rutinas diarias, vemos los vínculos lógicos que conectan el rendimiento, los problemas y las acciones. Como resultado, nuestras acciones de mejora conducirán a los resultados deseados, ya que somos capaces de sacar a la luz problemas que ni siquiera sabíamos que existían (por tanto, en los que nadie estaba trabajando) y de aprender sobre el negocio a un nivel mucho más profundo que antes.

Además de incorporar el pensamiento Lean en la gestión visual de una organización, también es fundamental que se complementen con otras rutinas de gestión, para evitar que los líderes y directivos se precipiten a dar soluciones, buscando lo que no deben e impulsando las acciones equivocadas. Algo que inevitablemente llevará a las personas a renunciar a la idea de que deben “apagar incendios” todos los días, y a los procesos ineficientes como si fueran parte natural del trabajo.

¡Prueba esto y dime qué descubres!

Autor: Darren Walsh, Senior Lean Coach, Lean Enterprise Academy

Selecciona tu moneda