Pensamiento A3 para convertirse en un mejor doctor - Instituto Lean Colombia

APRENDIENDO EL PENSAMIENTO A3 PARA CONVERTIRSE EN UN MEJOR DOCTOR

Estudiantes de medicina que aprenden la resolución de problemas A3


REPORTAJE: un estudiante en una escuela de medicina recientemente completó una rotación basada en el pensamiento A3. Ella nos cuenta qué aprendizajes le ha proporcionado usar este método de resolución de problemas.


Por: Laura O’Donohue, estudiante de medicina, Escuela de Medicina de Michigan.

En enero, como parte de mi tercer año en la Escuela de Medicina de Michigan, participé en una rotación de un mes centrada en el pensamiento A3 (el Dr. Billi escribió recientemente sobre esto en Planet Lean). Vi la iniciativa como una oportunidad para aprender cómo pensar como líder, pero también cómo identificar problemas que de otra manera no habría visto o no sabría cómo tratar de manera proactiva.

Había estado expuesta al modelo A3 en el pasado y lo vi como un marco para ayudar a organizar mi pensamiento. También lo encontré compatible con el pensamiento científico en el que confiamos como médicos. Con cada paciente, existe el problema obvio (por ejemplo, presión arterial alta) pero también las causas subyacentes de ese problema, que deben investigarse y abordarse. Con esto en mente, es difícil no ver las similitudes entre la historia de un paciente y el pensamiento A3.

La rotación comenzó con caminatas por el gemba: fui con el Dr. Billi a varios departamentos del hospital durante sus reuniones para ver cómo los diferentes equipos ya estaban usando Lean en su trabajo diario. El Dr. Billi y su equipo programaron reuniones muy interesantes para que yo asistiera para aprender cómo funciona el hospital, desde reuniones de mejora de la calidad hasta reuniones individuales con personas de alto nivel en la administración del hospital. Fue fascinante ver el proceso y la dedicación de todos para hacer un cambio positivo. También realicé un curso Lean de dos días como parte de la rotación, lo que me ayudó a poner en marcha mi propio A3.

En la primera semana de la rotación, me encargaron la identificación de un problema. Decidí centrar mi A3 en pacientes con enfermedad hepática en etapa terminal en el ámbito de pacientes hospitalizados y los retrasos en las consultas de cuidados paliativos. La enfermedad hepática en etapa terminal tiene un mal pronóstico, con una esperanza de vida de dos años en promedio sin trasplante. Sin embargo, algunos pacientes no aparecen en la lista y muchos no reciben un trasplante al final. Esto crea una oportunidad para los cuidados paliativos, lo que permite a los pacientes discutir sus valores y objetivos en torno al cuidado de la salud sin las restricciones pronósticas de los cuidados paliativos.

Compartí mi A3 con proveedores de atención médica, pacientes y una variedad de personas. Todos estaban interesados ​​en tener conversaciones frente a una enfermedad grave, porque todos la experimentaremos inevitablemente, con pacientes o con seres queridos. Lo que descubrí es que en este momento los cuidados paliativos están muy bien diseñados para los pacientes oncológicos, pero no hemos establecido las mejores prácticas para las enfermedades crónicas en etapa terminal.

Lo que espero hacer en el futuro es crear estudios de caso sobre cuidados paliativos en enfermedades crónicas para mostrar a los equipos primarios qué esperar de una consulta de cuidados paliativos y el valor que podría aportar.

Cuando miro hacia atrás a mi rotación, creo que el mayor beneficio del modelo A3 es que me animó a ir y ver: la observación en rondas me permitió hablar con personas de todos los niveles, algo que no habría hecho tan a fondo ni tan ampliamente sin la orientación del modelo A3. La indagación humilde pone un gran énfasis en asegurarte de que tienes la pregunta correcta, y eso habría sido cortado de no tener Lean en mi pensamiento.

Hablando de hacer las preguntas correctas, fue genial reunirme con el Dr. Billi todas las semanas para revisar el A3. Sus preguntas (formuladas sin implicar lo que él pensaba que debía hacer) me guiaron a medida que cambiaba y refinaba el A3 y progresaba en mi investigación del problema. El proceso de coaching me ayudó a pensar fuera de mi enfoque tradicional y realmente a profundizar en el problema. Aquí es donde podemos establecer otro paralelismo entre el pensamiento A3 y el «pensamiento médico»: el proceso de investigación humilde, que el pensamiento A3 nos enseña, es crucial para nuestra relación con los pacientes.

Ser un médico en estos días es también  tratar los problemas de estilo de vida y tratar de entender por qué las personas se mueven, comen, duermen, toman sus medicamentos, etc. No hay duda de que desarrollar mis humildes habilidades de investigación me convertirá en un mejor proveedor de atención.

Los beneficios del pensamiento A3 no terminan ahí. Saber que hay un proceso para abordar los problemas te da poderes, y el pensamiento Lean me ha dado las herramientas para abordar este y otros problemas futuros. De hecho, una de las mejores cosas de tener este curso en la escuela de medicina es que podría haber asumido que no podría abordar un problema como el que elegí para mi A3.

Es valioso mostrar a los estudiantes de medicina que acuden al cuidado de la salud con nuevos ojos, que tienen la capacidad de identificar y abordar los grandes problemas que comienzan temprano en sus carreras. En mi opinión, ahí radica el poder de esta rotación.

Como futuro médico, tengo el honor de ayudar a un paciente a la vez, pero creo que también es mi responsabilidad mejorar los resultados para muchos pacientes mejorando la calidad. Aprender a observar y resolver problemas son pasos fundamentales en esa dirección.

 

 

Fuente Lean Post

https://planet-lean.com/a3-problem-solving-medical-students-2/

 

Traducción

Lean Institute Colombia

www.institutolean.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *